Preciosa casa rústica situada en Balarés, una aldea con sólo 3 casas integrada en un entorno único, completamente rodeado de naturaleza y zonas verdes, a 200 metros de una de las playas más hermosas de la mítica Costa da Morte.

Aquí podrá disfrutar en cualquier época del año de un ambiente muy tranquilo, donde poder relajarse. El acceso a Balares dispone de magníficas vistas panorámicas, de gran belleza, con puntos de observación singulares como el mirador sobre la desembocadura del río Anllóns, la cima del Monte Blanco y el descenso hasta la playa.